Gobierno busca que empresas desarrollen estrategias ambientales

Desarrollo:

productosEste viernes pasado se dio el primer paso para que las empresas nortesantandereanas desarrollen estrategias que les permitan obtener el sello ambiental colombiano, con el cual no solo serán más sostenibles sino que recibirán beneficios del mercado.

Así lo dio a conocer Lidia Beatriz Chaparro, vocera de la Dirección de Asuntos Ambientales del Ministerio de Ambiente, quien explicó que, si bien el sello ambiental colombiano es voluntario se considera una ventaja competitiva.

“Hemos visto que los consumidores han cambiado sus criterios de compra, lo cual nos lleva a desarrollar mecanismos para que se incremente la oferta de servicios ecológicos competitivos”, declaró.

A la fecha, en Norte de Santander, son pocas las empresas que se han sumado a esta iniciativa y, actualmente, solo se tiene registro de un hotel, una empresa de consultoría de negocios verdes y un grupo empresarial con el sello.

De ahí la necesidad de que se inicie el proceso, dado que el sello se aplica a cualquier productoelaborado o comercializado en el país.

Actualmente, el ministerio tiene criterios ambientales para artesanías, equipos electrónicos, pintura, papel, cartuchos de impresora, baldosas, ladrillos, entre otros productos que se elaboran en la región y pueden lograr el sello.

¿Cómo hacerlo?

Según el ministerio, la selección de producto está sujeta al cumplimiento de algunos criterios, como el ahorro de energía, de agua, la inclusión de programas de manejo de residuos sólidos, y proyectos de protección de flora y fauna.

También, es importante que se tenga una participación significativa en el mercado, o un potencial de crecimiento importante.

Las empresas pasan por un proceso de evaluación, usualmente convocado por el Icontec, en un comité de normalización.

Después de identificar las etapas del ciclo de vida del producto en donde se presentan los impactos ambientales, y la información científica los productos son puestos al público durante dos meses.

En este periodo se presentan las observaciones técnicas y el periodo de validez que oscila entre tres y cinco años.

Entre las categorías de producto que se excluyen están los alimentos ecológicos regidos por el ministerio de Agricultura.

También, los productos cuyo uso son una amenaza para el ambiente, como plaguicidas.

El sello no tiene ningún costo, y el único pago que se debe hacer es a las certificadoras autorizadas por el Icontec, encargadas de otorgarlo.

Una experiencia

Marcela Rincón, gerente de Estrategias Empresariales de Vanguardia, aseguró que en Norte de Santander se necesita impulsar las empresas sostenibles.

“Al identificarnos con servicios y productos verdes, accedemos a segmentos de mercado más específicos que nos dan estatus como empresa”, afirmó.

Aunque reconoció que cambiar la mentalidad es complejo, “porque hay gran arraigo sobre hábitos y patrones de consumo”, recomendó aprovechar el potencial de procesos como el reciclaje.

“Este sector está tomando auge en Cúcuta, pero requerimos pensar que lo que para unos son residuos, para otros es materia prima”, dijo. “Solo esta articulación nos llevará a retomar la ciudad que fuimos”.

Más esfuerzos

Según Chaparro, no solo las empresas pueden vincularse a la estrategia del sello verde, sino también las entidades de gobierno.

“Tenemos proyectos piloto con el ministerio de Defensa, Hacienda, Comercio, el Sena, entre otros, que han comenzado a incluir en los procesos de compras públicas algunos criterios, no excluyentes, de sostenibilidad”, afirmó.

Así mismo, se está promoviendo la ejecución de proyectos de construcción sostenible, de vivienda y otro tipo de usos.

“En estos casos, por ejemplo, se valora la integración de superficies verdes, con especies nativas”, agregó.

Se tiene en cuenta una encuesta efectuada por el ministerio, según la cual el 73 por ciento de los consumidores considera importante incluir criterios ambientales en sus hábitos de consumo.

Comentarios:

Comentarios cerrados.