Guía rápida para preparar papillas de bebé

Desarrollo:

papillaEn la actualidad existe una gran oferta de comidas procesadas para bebés; sin embargo, por lo menos cuando eres mamá primeriza, seguramente te das a la tarea de aprender a hacer papillas; entre otras cosas porque suelen ser más saludables.

Una vez que tu bebé pasa de la lactancia a la ablactación, es fundamental que comience a comer estas papillas. Y aunque pareciera muy sencillo, conlleva cierta técnica y trucos que no siempre te dicen antes de hacerlas, sino hasta después. Por ello, te decimos algunos de esos secretos para hacer las papillas de tu bebé y que queden al punto.

1. Elige las frutas y verduras más frescas (muchos padres de familia optan por los alimentos orgánicos cuando es posible) y trata de usar lo que compras en uno o dos días. Cuando no hay frutas o verduras frescas disponibles, comprar las congeladas es una buena opción.

2. Ten a la mano siempre listos y limpios todos los utensilios (licuadora o batidora, vaporera, escurridor o coladera, platos, cucharas, etc.).

3. Algunas de las frutas y verduras que se recomiendan para comenzar a elaborar papillas son: manzana, plátano, mango, durazno, pera, ciruelas, arándanos, zanahoria, chícharos, espinacas, camote y calabaza. Conforme pasen los días pueden intentar con algunas otras.

4. Cuece las verduras y las frutas en un poco de agua, y con esa misma haz la papilla.

5. Las frutas, entre más maduras son más suaves.

6. Pasa los purés por un colador, pero no cueles las papillas.

7. Para picados finos, utiliza un cuchillo filoso de manera que queden trozos pequeños. El tamaño debe ser en cubos de 1/2 cm aproximadamente.

8. Posteriormente, cuando introduzcas pollo y carne, prefiere utilizar su jugo para cocinar las preparaciones.

9. Evita la sal, azúcar, limón y otros condimentos. Es importante que tu bebé los pruebe al natural para que no se acostumbre al sabor alterado que dan esos ingredientes.

10. Cocina porciones pequeñas para que coma lo más fresco posible. Por ejemplo, con 1/2 chayote se obtiene la papilla para tres o cuatro días. Las papillas no deben pasar más de cuatro días en el refrigerador.

Recuerda que cuando vayas a calentarlas para que coma tu bebé, procura que sea a baño maría o vapor, y no en microondas, de esa manera pierden menos sus propiedades. No olvides que la temperatura que percibes es distinta a la del pequeño. Cuidado con ello. ¡Seguro serás toda una experta!

Comentarios:

Comentarios cerrados.